miércoles, 26 de septiembre de 2012

Fruto del Espíritu Santo: la Benignidad



https://encrypted-tbn3.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcS0QFicZiHHlDCgc-itDtUQJqrODgvH8yZ3LlbVxh1-nXwYR1miVQ
 
El gajo de la
BENIGNIDAD


Estamos aprendiendo que si tenemos al Espíritu Santo se tiene que notar en nuestro carácter, en nuestro comportamiento, en nuestros pensamientos, en fin…se tiene que ver su fruto en todo nuestro ser. De qué manera?
El apóstol Pablo lo explica en Gálatas 5: 22 “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,  mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley”
Ya hemos estado practicando los primeros cuatro gajos de este fruto tan especial. Los recuerdas?
Y esta semana estaremos practicando el siguiente: la benignidad
La benignidad es un sentir que nace dentro de nosotros. Viene de adentro, es como una señal que emite el Espíritu Santo y nos hace pensar bien de los demás.
De qué manera?
Cuando una persona sufre por algo si tienes benignidad desearás que eso no le esté pasando.
Cuando una persona tiene una necesidad, si tienes benignidad tu mente estará pensando maneras de suplirlo.
Cuando una persona esté triste, si tienes benignidad te acercarás y le preguntarás qué le pasa y cómo puedes ayudarlo.
Es imposible que alguien que tenga e gajo de la BENIGNIDAD en su corazón se mantenga indiferente hacia los que sufren.
El mayor ejemplo de BENIGNIDAD que tenemos lo encontramos en Dios. Él sintió compasión y amor por el mundo que se perdía y por su benignidad envió a un Salvador.
Te propongo que pienses y escribas 5 maneras de mostrar BENIGNIDAD durante esta semana:
1.    .
2.    .
3.    .
4.    .
5.    .
Ahora lee este texto en Tito 3:3-5
En otro tiempo nosotros también éramos necios y desobedientes. Fuimos engañados y nos convertimos en esclavos de toda clase de pasiones y placeres. Nuestra vida estaba llena de maldad y envidia, y nos odiábamos unos a otros.
Pero: «Cuando Dios nuestro Salvador dio a conocer su bondad y amor, él nos salvó, no por las acciones justas que nosotros habíamos hecho, sino por su misericordia. Nos lavó, quitando nuestros pecados, y nos dio un nuevo nacimiento y vida nueva por medio del Espíritu Santo.[a]
Te quiero hacer notar dos cosas:
1)    Cuando uno es hijo de Dios existe un ANTES y un DESPUÉS. Esto quiere decir que se deben ver “cambios”, “señales” o como últimamente lo estamos llamando: “fruto” de que antes de conocer a Jesús éramos de una manera y ahora que lo conocemos hay un huésped dentro nuestro (el Espíritu Santo de Dios) que está ayudándonos a ser más parecidos a Dios. Se debe notar ese cambio! Cuidado! No es un cambio brusco, es de a poco, día por día, de a poquito. Como dice el texto “En otro tiempo nosotros éramos….pero cuando Dios dio a conocer su amor…nos dio un nuevo nacimiento…..”
2)   La manera que Dios tiene de mostrar su amor en este tiempo a la humanidad es a traves de nuestra bondad.(eso dice el texto de Tito, si quieres puedes volverlo a leer)
Ánimo esta semana, a llenarse del Espíritu Santo y  que se asome el “fruto” de BENIGNIDAD en nuestras vidas.
Dios te bendiga!
Natalia Managó


1 comentario: